Asistir a un velatorio o velar a una persona fallecida es una costumbre muy utilizada en diferentes religiones e incluso partes de nuestro país. En este ritual asisten familiares y amigos con el único objetivo de dar el último adiós a la persona que acaban de perder. Pero ¿sabes cómo surgió y en donde se originó esta tradición? Los velatorios vienen desde la época medieval en donde las condiciones higiénicas no eran las mejores, sin importar la religión los cuerpos permanecían en el sepulcro o en el hogar del difunto o familiares mientras que familiares y amigos se despedían.

Anteriormente no se contaban con todas las medidas y cuidados que existen hoy, por lo que cuando una persona fallecía, podía llegar a ser insoportable para las personas o familiares, ya que la descomposición de los cuerpos y los malos olores eran muy fuertes.

El motivo por el cual se debía esperar por lo menos tres días para enterrar el cuerpo, era porque los utensilios de cocina se realizaban con estaño, material que producía catalepsia, esta enfermedad podía dejar casi muerto a quien la padecía e incluso disminuía los signos vitales y lo que parecía ser una muerte, era simplemente un efecto de la catalepsia, entonces fue así como los velatorios se convirtieron en una esperanza para detectar si se trataba de una muerte o simplemente era un estado de envenenamiento por el estaño.

Esta costumbre se ha replicado en diferentes partes del mundo, hoy en día aún sigue siendo muy común velar a nuestros difuntos, dependiendo de cuál sea la religión o las tradiciones de cada familia, pero esta costumbre sigue siendo muy utilizada.

En Funeraria Rodriguez de Meoqui contamos con el servicio de salas de velación, en donde podrás darle el último a dios a tu ser querido. Contáctanos y solicita información, estamos para servirte.